Archive for the ‘receta’ Category

Receta: Arroz con pollo y un toque mexicano

Domingo, 26 \26UTC octubre , 2008

Hace ya bastante que no toco este tema que considero muy interesante, pero es que hace ya bastante que no innovo lo suficiente en la cocina como para dedicarle una entrada. Pero hoy sí.

Estaba yo en la cocina, dispuesto a preparar la comida: pollo al ajillo con gracia (y queso), cuando, estando ya casi listo el pollo me he planteado: ¿Me apetece comer esto? Pues no, no me apetecía nada. Así que me he decidido a innovar usando los siguientes ingredientes que tenía sueltos por ahí:

  • Unos trozos de pechuga de pollo.
  • Arroz (1 vaso para 2 personas).
  • Un par de dientes de ajo.
  • Aceite de oliva virgen poderoso.
  • Restos de un burrito kit de Old el Paso.
  • Vino blanco.
  • Sal, avecrem, perejil…

He aquí el procedimiento básico:

  1. Se pone un poco de aceite con los ajos en láminas hasta que empiecen a freirse.
  2. Se echa el pollo cortado en cachitos pequeños.
  3. Cuando esté el pollo blanco por fuera, se añade el polvo de condimentar del burrito kit, tanto como guste.
  4. Se añade un poco de la salsa esa de verduras que trae el burrito kit.
  5. Se pone el vino blanco y se deja hervir hasta que se evapore el alcohol.
  6. Se añade la pastilla de avecrem, un poco de sal y perejil.
  7. Se pone el vaso de arroz y 2.5x de agua.
  8. Se hierve hasta que el arroz esté pero todavía no, y aún quede caldo sin secar.
  9. Se saca y se come.

La verdad es que el resultado me ha sorprendido mucho, me parece que está especialmente bueno.

Anuncios

Palitos de Cangrejo (revisited!)

Martes, 6 \06UTC febrero , 2007

Retomando los posts sobre recetas he recordado hoy una pequeña invención que creía mía pero que, como casi siempre, no lo era. En esto de los descubrimientos/inventos uno siempre se cree el primero pero que se lo pregunten a Leibniz y Newton.

Ya he hablado otras veces de los increibles palitos de cangrejo y esta entrada de nuevo tiene como ingrediente central esta gran forma de alimento preparado, pero me gustaría contarla de forma histórica.

Una noche de estas, hace ya algún tiempo, habíamos llegado a casa sin muchas ganas de cocinar. En estas situaciones mi propuesta habitual suele ser recurrir a los poco saludables y muy sabrosos fritos congelados. Normalmente siempre tengo mi pequeña reserva de víveres en el congelador, nunca faltan las croquetas de jamón ni los calamares a la romana. Pero oh sorpresa, oh dolor, las cuatro tristes croquetas que quedaban estaban en el fondo de un cajón, síntoma claro de que algún día se habrían caído de su bolsa y habían pasado a formar parte del ecosistema del congelador.

Intenté en vano freir estas croquetas pero eran totalmente incomestibles, así que en estas circustancias de vagancia cocinera y falta de alimentos el recurso era claro: Los palitos de cangrejo.

En un alarde innovativo llegué a la siguiente receta:

Ingredientes:

  • Palitos de cangrejo, unos 4-6 por persona.
  • Huevos.
  • Pan rallado.
  • Aceite de oliva virgen, ya se sabe que poderoso.

El proceder es sencillo:

En primer lugar hay que descongelar los palitos pero sin pasarse, símplemente quitarles lo más gordo del frío. El microondas hace maravillas.

Con los palitos en su punto se baten los huevos y se hace el típico rebozado: pan rallado – huevo – pan rallado. Los palitos son lisos por fuera así que tienen a no pillar bien el rebozado, hay que poner especial cuidado en esta fase, es clave.

En aceite suficientemente caliente freir como si fueran croquetas.

Están realmente mucho más buenos de lo que pudiera parecer en un primer momento y, al menos como entrante, merece la pena probarlos. Ahora, mi gozo en un pozo al pensar que fue idea mía. Hay un restaurante en el centro comercial plenilunio, un asiático buffé libre, antro de perdición, gula y glotonería, que cuando se les acaban las croquetas los sirven de forma muy parecida… en fin.

Merluza en salsa

Lunes, 16 \16UTC octubre , 2006

Hacía ya mucho que no preparaba uno de los platos que mejor me salen según mis críticos: La merluza en salsa. No sé realmente cómo se llama este invento, pero sí que lo hacía mi madre de forma tan sencilla que es difícil olvidar cómo hacerlo. Ensayando un par de veces, o menos, es fácil que salga en su punto y queda uno de alto cocinero.

Básicamente hacen falta los siguiente ingredientes:

  • Aceite de oliva virgen, muy poderoso.
  • Merluza en rodajas, fresca mucho mejor.
  • Harina en un plato.
  • 4-5 dientes de ajo.
  • Una o dos latas de espárragos.
  • Perejil.
  • Quiźa algo de txaka o gambas, o las dos cosas.

La metodología, tan sencilla como los ingredientes:

  • En una sartén grande o en una cazuela baja, a ser posible antiadherente se cubre el fondo, generosamente, de aceite y se echan a freir a fuego suave los ajos cortados en láminas.
  • En un plato se prepara la merluza con un poco de sal y pasándola por la harina de forma también bastante generosa.
  • Antes de que los ajos estén dorados, se van poniendo en el fondo de la sartén/cazuela las rodajas de merluza. A fuego medio se deja que se hagan un poco por cada lado. Recomiendo darle un par de vueltas usando utensilios de madera planos.
  • Cuando ya esté un poco hecho el pescado, se añade el agua de los espárragos. Ojo solo el agua.
  • Se añade un poco de sal, un poco de perejil y si se quiere las gambas o la txaka.
  • Se deja cocer todo a fuego suave moviendo el recipiente para que vaya cogiendo cuerpo la salsa.
  • Si no se cubren por completo las rodajas de merluza, es recomendable darles la vuelta a mitad de proceso.
  • Cuando la salsa se haya consumido un poco ya se puede retirar del fuego y comer.

Los grandes perjudicados de este plato son los espárragos. Su agua aporta un olor y un sabor a la merluza que es muy difícil conseguir de otra forma, pero claro, no se pueden echar a cocer. Se pueden poner en el último minuto de cocción sobre el pescado y dejar que cojan temperatura, si no siempre se pueden comer al día siguiente con mahonesa o lo que sea.

Palitos de cangrejo

Martes, 19 \19UTC septiembre , 2006

Retomando la saga de posts sobre recetas hoy he reflexionado sobre los palitos de cangrejo. Yo creo que en el sigo XX ha habido muchas grandes invenciones. Para mi gusto las dos que han centrado el desarrollo como lo conocemos son el transistor bipolar y los palitos de cangrejo.

Pero sobre todo los palitos. En mi tierra se llaman chaka o txaka, como se prefiera. Yo creo que todo el mundo los conoce y si no, pues a la tienda de ultramarinos (dios qué palabra) más cercana.

Estos palitos son peculiares y entre muchas otras virtudes destacan por:

  • No tener ni el más mínimo rastro de cangrejo en su composición, ni siquiera en forma de trazas o posible contacto.
  • Tener forma cilíndrica con una cubierta rojiza, emulando, creo que al color del cangrejo en determinado estado.
  • No necesitan cocinarse!: Con solo descongelar te los puedes comer. Muy recomendable en caso de hambre repentina y no haber nada más disponible.
  • Si se les hace girar entre las manos, se convirten en un interesante conjunto de hilitos de carne de pescado blanco cocido descongelado. Muy útil para preparar todo tipo de platos interesantes y apetitosos.
  • No tienen mal olor, yo diría que es bastante bueno.
  • Vienen recubiertos por un plastiquillo no comestible que es aconsejable retirar. De otra forma la indigestión es muy probable.

Pero por encima de todo, lo que más me gusta de la txaka es que sirve para preparar los más insólitos platos y como muestra un botón. La tortilla de txaka.

De la misma forma que los franceses inventaron la suya y los españoles la nuestra, el otro día probé a desarrollar un nuevo plato, al menos en mi conocimiento. Los ingredientes básicos son:

  • 3 Huevos de gallina.
  • 5-6 Palitos de cangrejo descongelados sin su recubrimiento plástico.
  • Sal.
  • Aceite de oliva virgen poderoso.
  • 2-3 gotitas de salsa de soja china auténtica.

Una vez reunidos estos ingredientes, procederemos de la siguiente forma:

  1. Se baten los huevos y se les echa una pizquita de sal.
  2. Se pican los palitos de cangrejo tipo juliana.
  3. Se mezclan bien con los huevos y, si se desea, se añaden las 2-3 gotitas de salsa de soja.
  4. En una sartén se calienta el aceite y se procede a cuajar la tortilla como si fuese una tortilla francesa al uso. A mi me parece que un poco crudita por dentro está mejor.

El tema de la salsa de soja es para dar un color un poco más oscurito y potenciar el sabor. La salsa de soja tiene “apuntapala” glutamato monosódico, otro de los grandes descubrimientos de la técnica humana.

Al rico té helado

Sábado, 2 \02UTC septiembre , 2006

Hoy la he liado. Mira que ya tenía ganas de hacerlo y llevaba un tiempo tomando la decisión. Hoy ha sido el día. He aquí el desarrollo de los hechos y acontecimientos:

  • Pasándome por la puerta de la cocina me he decidido a entrar, visto que estaba esta vacía.
  • Con bastante cuidado he sacado un gran tazón que tengo para los desañunos opíparos. Lo he llenado con exactamente 2 vasos de agua del grifo. Gran agua.
  • El microondas ha servido para calentarlos hasta la temperatura de 100ºC. Justo cuando hierve. Bueno aquí hierve un poco antes pero poco.
  • En el agua tal cual sale del microondas he puesto: 5 bolsitas de té Hornimans “MixTe” al limón. 12 pastillitas de sacarina.
  • Esto ha provocado dos cosas: El agua se ha puesto de un negro que asusta. Las pastillas son bastante efervescentes y 12 son suficientes para asombrarse del efecto.
  • En un recipiente en el que al menos entran 5 vasos de agua he puesto unos 12 hielos y medio vaso de agua más. También del grifo, importante.
  • Tras unos cinco minutos de infusionar el te lo he echado sobre los hielos y el agua.
  • He añadido otros 2 vasos de agua fría de la nevera. El agua esta, como es de suponer también es del grifo.
  • Resultado: Nestea casero fresquito, rico y con bastante fundamento.

Muy recomendable para estos días de calor que aún quedan y porque te hace ir al baño con una frecuencia que puede ser, en determinados casos, preocupante.

Espaguetti al ajillo con gracia

Viernes, 1 \01UTC septiembre , 2006

Otra de mis recetas favoritas son los espaguetti al ajillo. Esta vez no por su espectacular resultado si no por la simplicidad de la receta y porque son bastante ligeros y pueden estar muy ricos ricos y picantitos.

Los ingredientes básicos son:

  • Spaguetti en la cantidad habitual. Yo uso 1/2Kg para dos personas y da para casi dos días. Recomiendo los que son al huevo y finitos.
  • 3-4 dientes de ajo pelados y cortaditos en láminas.
  • 2-3 guindillas cayena. Son las secas y pequeñas que vienen en frasquito.
  • Perejil seco.
  • Sal y pimienta.
  • Aceite de oliva virgen del mejor que se tenga a mano.

Además, para darle gracia a mi receta yo añado:

  • Palitos de cangrejo, que de cangrejo no tienen ni el olor pero están buenos.
  • Salsa de soja que no sea Heinz por favor. Kikkoman o de una tienda de chinos mejor.

El proceso necesario para poder comértelos es bastante sencillo:

  1. Se cuecen los espaguetti de la forma habitual. A mí me gusta añadir una pastilla de caldo de algo, avecrem va bien.
  2. Se sacan, se enfrían y escurren.
  3. Por otra parte se descongelan un poco los palitos y se hacen tiras.
  4. En una sartén bastante ancha se pone el fondo de aceite y a fuego suave se frien los ajitos y la cayena hasta que los ajos empiecen a dorarse. Cuidado no se quemen.
  5. Instantáneamente se añaden unos pocos espaguetti y las tiras de palito de cangrejo y se remueve.
  6. Se añade un poco de sal, perejil, pimienta y un par de gotas de soja. Se remueve a puntapala. Cuidadín con a- No pasarse con la soja si no gusta o si se echa mucha sal y b- Que el fuego no esté muy fuerte y no dejar de remover mucho tiempo; se pegan o se queman y no quedan buenos.
  7. Se repite el proceso anterior desde el punto 5 hasta que no entren más espaguetti en la sarten.

La cantidad máxima de espaguetti que se pueden echar depende de la cantidad de aceite y del tamaño de sarten, pero mejor es no pasarse. Dejarlos aceitosos, dependiendo de los gustos, puede ser un fracaso.

Ala, a experimentar.

Arroz con Pollo

Lunes, 28 \28UTC agosto , 2006

Desde siempre recuerdo este plato como uno de mis favoritos. La verdad es que no es nada del otro mundo y mucha gente lo confundiría con una paella, pero no, no es una paella ni muchísimo menos.

La receta original del arroz con pollo que hacía mi madre nunca la he sabido realmente. Más o menos ahora me la podría imaginar e intentarla pero hace ya un tiempo que decidí hacer la mía propia. El resultado en sabor es casi casi el mismo que el que recuerdo y me gusta hacerlo porque tiene mucho éxito con la gente que lo prueba. La principal diferencia entre mi receta y la original es que la mía no necesita olla a presión. Así puedo dejar el punto de caldo a mi gusto.

Los ingredientes necesarios son pocos y sencillos:

  • Arroz normal, SOS me gusta especialmente. 1 vaso y medio para 3 personas.
  • Media cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • Media pechuga de pollo grande.
  • Sal, ajo y perejil.
  • Caldo de pollo concentrado.
  • Vino blanco.
  • Agua, 3 medidas por cada una de arroz.
  • Quizá limón o zumo de limón.
  • Aceite de oliva virgen, el mejor que se tenga a mano.

Hacerlo cuesta nada y queda muy rico:

  • En una cazuela baja y ancha se calienta el aceite a fuego suave y se añaden los ajos en láminas y la cebolla en juliana.
  • Se tapa y se deja pochar todo a fuego muy muy suabe. Cuando la cebolla se pone blanca o casi blanca se da por terminado este paso. La cebolla se puede retirar si a alguien no le gusta. A Silvia no le va nada así que siempre la quito. Hay que aprovechar al máximo el juguito que tiene la cebolla que se retira, recomiendo aplastar un poco con una espumadera.
  • Se sube el fuego y se añade la pechuga trozeada y aliñada con sal, ajo y perejil. Se remueve y cuando todos los trozos ya están blanquitos por fuera se añade vino. Cantidad… la que se quiera. Es el secreto del plato realmente.
  • Se deja que el vino evapore el alcohol y se añade el arroz, el agua y caldo y se mantiene a fuego fuerte hasta que comienza a hervir en abundancia. Se puede echar un poquito de sal.
  • Se baja el fuego y se tiene cociendo hasta que se consuma el agua al gusto. Yo recomiendo sacar del fuego cuando aún haya bastante agua y el arroz aún esté un poco duro.
  • Se tapa con un trapo limpio y se deja reposar unos minutejos para que termine de cocer pero no se pase.
  • Se sirve en platos y se come a gustito. Si a uno le gusta pues se le puede añadir el limón. A mí, según los días, me apetece.

La verdad es que es un plato muy sencillo y rápido y es difícil que quede mal, salvo que quede duro o se pase el arroz.

Ala todos a cocinar!