Lector lento, Lector rápido.

Hay que ver qué diferencias se puede encontrar uno en un apartito tan sumamente sencillo como un lector de tarjetas de memoria, de esos que leen siempre más de 50 tipos distintos.

Yo tenía uno, me costó como unos 15€ hace unos 8 meses o así. Mi memoria de pez hace que se me haya olvidado el nombre, y eso que solo hace 2 días que lo he cambiado. Era de aluminio mate, con un bonito led azul y leía al menos 10^6 tipos de tarjetas distintos. Por supuesto era USB 2.0.

Después de comprar unas tarjetas SD-HC para mi mujer y su cámara, que ya venían con su propio lector SD a USB, me di cuenta de la increible velocidad con la que me descarqué los 3 gigas largos que había grabado de vídeo. Sospecha sospechosa. Mis tarjetas compact flash de la cámara son, al menos sobre el papel, el doble de rápidas que las SD que tenía. Empecé a dudar de mi lector.

El otro día, de visita forzada al Media Markt, y acordándome de esta sospecha que me rondaba la cabeza, me entró por el ojillo un lector de tarjetas everything-in-one, que lee como 10^8 tipos diferentes, de marca HAMA y de un bonito color azul transparente. Me gustaba el modelo especialmente porque lee miniSD y microSD sin necesidad de adaptador.

Hice una comparación rápida, descargué una tarjeta con los dos lectores. La diferencia, aproximadamente 15x de diferencia. Los ficheros RAW de la cámara bajan más rápido que los jpeg con el antiguo lector. Estoy encantado!

Y es que, al final no todo lo que pone USB2.0 es rápido.

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: