Archive for 19 febrero 2007

Super Mario World.

Lunes, 19 \19UTC febrero , 2007

Estas navidades pasadas conseguí hacerme con una Wii. Históricamente soy de Nintendo, aunque he pasado por el lado oscuro. Esta relación con la gran N empezó con una GameBoy en el año 91, puede que fuera antes.

Mi primera consola de sobremesa fue la SuperNintendo. Sin duda al aparatito con el que más horas he jugado en mi vida. Sus juegos eran, sin más, los mejores. Qué grandes horas a los DonkeyKong Country, Secret of Mana, StarWars, FZero, SuperMario All Stars, Yoshis Island…

Hace 3 años volví a interesarme por jugar en la TV y caí con una PS2, otra de las grandes consolas. Pero este año he vuelto a caer y ahora tengo una Wii en el salón de casa.

Me encanta el concepto de esta consola: una máquina para jugar. Mandos sin cables, con sensores de movimientos y con un concepto muy interesante: Mandos que se conectan al mando principal. Me gusta jugar con las manos separadas.

El primer Zelda al que juego está siendo con la Wii, pero la mejor experiencia del fin de semana frente a la tele ha sido, sin duda, bajarme el Super Mario World para la Virtual Console. Este juego fue el primero que jugué en mi Super, y no ha perdido ni una gota de su atractivo en los casi 16 años quie tiene. Muy jugable, un sonido pegadizo y unas pantallas coloristas me han recordado muchísimo las horas que gasté en pasarme todas las pantallas con todas las salidas (92!) dos veces. Ya me he acabado la Isla de Yoshi y estoy en la Tierra del Donut. Qué grande es la Wii.

Docencia.

Martes, 6 \06UTC febrero , 2007

Hoy he acabado oficialmente mi segundo año dando clases en la universidad. Me siento un poco raro, una mezcla de tristeza y liberación.

Esto del gusto de dar clase me viene de hace mucho. Siempre me recuerdo en COU y primero de carrera decir que me gustaría dar clases. Luego lo puse en práctica como pude, básicamente con clases particulares desde 3er año hasta acabar la carrera. Daba clases de física, circuitos, electrónica, señales y sistemas… a gente de primero y segundo. El dinero siempre venía bien pero lo hacía básicamente por matar el gusanillo ese de explicar lo que yo sabía y que alguien le fuera útil.

Me hubiera gustado quedarme en la universidad dando clases una vez acabada la carrera, pero diversas circustancias no me dejaron y el mundo de la empresa me enganchó fuerte. Soy un convencido de que todos los ingenieros debemos pasar una gran temporada en la empresa privada, sin duda. Se aprenden formas, a trabajar por unos objetivos, a tener contentos a clientes y saber qué te pueden dar proveedores, a diseñar para que las cosas funcionen y, sobre todo, a ser productivos en nuestra profesión, y eso no siempre es faćil.

Pero siempre queda el gusanillo, y en mi caso fue difícil de acabar con él. La Universidad Nebrija me dió la oportunidad de dar clases con un reto muy interesante: dar una asignatura completa, incluyendo preparación de material, docencia, tutorías y exámenes.

Este es el segundo año que doy la asignatura. Estoy mucho más satisfecho de como la he dado y me ha gustado mucho el grupo, pero de nuevo, se ha acabado. La experiencia ha sido de nuevo muy buena, voy aprendiendo poco a poco a mejorar mi expresión, a enseñar de forma lo más organizada posible y a contar cosas delante de mucha gente dos veces por semana. Siempre hay alguien que se duerme pero a mí también me pasaba así que lo entiendo perfectamente.

La parte de liberación que siento es por la incomodidad que tiene Madrid para mí. Ir de mi trabajo principal a mi trabajo-pasión es bastante estresante y es que cruzar la ciudad en hora punta tiene su miga.

El resumen de este segundo año ha sido muy bueno y espero que los alumnos se porten con sus notas en el examen de hoy.

Palitos de Cangrejo (revisited!)

Martes, 6 \06UTC febrero , 2007

Retomando los posts sobre recetas he recordado hoy una pequeña invención que creía mía pero que, como casi siempre, no lo era. En esto de los descubrimientos/inventos uno siempre se cree el primero pero que se lo pregunten a Leibniz y Newton.

Ya he hablado otras veces de los increibles palitos de cangrejo y esta entrada de nuevo tiene como ingrediente central esta gran forma de alimento preparado, pero me gustaría contarla de forma histórica.

Una noche de estas, hace ya algún tiempo, habíamos llegado a casa sin muchas ganas de cocinar. En estas situaciones mi propuesta habitual suele ser recurrir a los poco saludables y muy sabrosos fritos congelados. Normalmente siempre tengo mi pequeña reserva de víveres en el congelador, nunca faltan las croquetas de jamón ni los calamares a la romana. Pero oh sorpresa, oh dolor, las cuatro tristes croquetas que quedaban estaban en el fondo de un cajón, síntoma claro de que algún día se habrían caído de su bolsa y habían pasado a formar parte del ecosistema del congelador.

Intenté en vano freir estas croquetas pero eran totalmente incomestibles, así que en estas circustancias de vagancia cocinera y falta de alimentos el recurso era claro: Los palitos de cangrejo.

En un alarde innovativo llegué a la siguiente receta:

Ingredientes:

  • Palitos de cangrejo, unos 4-6 por persona.
  • Huevos.
  • Pan rallado.
  • Aceite de oliva virgen, ya se sabe que poderoso.

El proceder es sencillo:

En primer lugar hay que descongelar los palitos pero sin pasarse, símplemente quitarles lo más gordo del frío. El microondas hace maravillas.

Con los palitos en su punto se baten los huevos y se hace el típico rebozado: pan rallado – huevo – pan rallado. Los palitos son lisos por fuera así que tienen a no pillar bien el rebozado, hay que poner especial cuidado en esta fase, es clave.

En aceite suficientemente caliente freir como si fueran croquetas.

Están realmente mucho más buenos de lo que pudiera parecer en un primer momento y, al menos como entrante, merece la pena probarlos. Ahora, mi gozo en un pozo al pensar que fue idea mía. Hay un restaurante en el centro comercial plenilunio, un asiático buffé libre, antro de perdición, gula y glotonería, que cuando se les acaban las croquetas los sirven de forma muy parecida… en fin.

Alquilar o comprar.

Domingo, 4 \04UTC febrero , 2007

No seré yo quien afirme qué es mejor o peor. En lo relativo al mercado inmobiliario y sobre todo en el tema de compra frente a alquiler cada uno tiene su opinión y además webs de fanáticos de cada cosa ya hay muchas.

Yo puedo decir lo que he hecho: comprar. De momento puedo pagar la hipoteca más o menos bien y estoy muy contento con mi casa. Me encanta. Además me gusta la sensación de estar en un lugar que, el banco mediante, me pertenece y que cualquier cosa que haga en ella será para mí. Otra cosa es que sea garantía de un préstamo.

Pero vamos, que no era este el tema que quería hablar. Todo esto viene a cuento de una de mis esporádicas visitas a idealista. Suelo entrar por curiosidad, por ver cuántos pisos hay en venta y porque creo que es una medida relativamente buena de la oferta existente en el mercado inmobiliario. Hay auténticos frikis que se dedican a monitorizar a diario las ofertas que hay, y están convencidos de que es una buena medida de la burbuja. Yo no lo sé y no tengo criterio para opinar. De hecho, no opino.

Lo que me ha llamado la atención hoy es el resultado de una búsqueda que he hecho de pisos en alquiler en Villalba. Hay que joderse el precio que tienen. Teniendo en cuenta que esta ciudad pequeñita está casi a 40Km del centro de Madrid los alquileres tienen un precio medio de: 10€/m2 al mes. Por otra parte, el precio del metro cuadrado en venta de 2ª mano está en los 2800€/m2.

Como estas dos medidas son independientes del tamaño del piso y son promedio, hago la suposición de que hay suficientes viviendas en los dos apartados como para que se pueda hacer una correlación directa. No es del todo cierto. Aún así, en 12 meses se pagan 120€/m2 lo que da una rentabilidad para el dueño que alquila, suponiendo que ha pagado el piso a precio de venta actual (o rentabilidad para precio actualizado) del 4.3%. ¿Curioso número verdad?.

Si alquilamos un piso de estas características medias estamos pagando el interés típico de una hipoteca, quizá un 0.1-0.2 menos. Parece que, a día de hoy, hay una relación entre el precio de alquiler y la tasa de interés del mercado inmobiliario. Supongo que si esta afirmación es cierta, futuras subidas de tipos de interés deberían llevar a subidas en el precio de alquiler. Es verdad que los precios de alquiler sólo se actualizan con libertad cada 5 años para quien tiene un contrato (año a año, según IPC), pero los que están en el mercado tiene 100% de libertad para subir los precios.

Yo no tengo una visión signiticativa del mercado de alquiler, pero cuando yo alquilaba, hará 2 años, los precios eran mucho más baratos, yo pagaba 550€ por lo que ahora piden unos 750€. Supongo que no es estadísticamente válida esta medida, pero es otro número.

Yo saco una conclusión (débil por la justificación facilona que he hecho): El mercado de alquiler está relacionado con el mercado de venta y si sube uno, subirá el otro. Esta idea la refuerzo pensando en que si sigue subiendo la vivienda en venta o al menos se mantiene, hay una cantidad de demanda que no puede acceder y que intentará recurrir al alquiler, que presionará al alza sus precios.

De todas formas, pagar un 4.3% por alquilar un piso me sigue pareciendo razonable y, si lo necesitara, estaría dispuesto a pagarlo. Ahora, de la misma forma que estoy dispuesto a hacerlo para comprarlo, con la diferencia de que además mes a mes pago una cantidad que va directamente a mi casa y que de otra forma me gastaría. Supongo que siempre se puede argumentar que esa cantidad se puede ahorrar en cualquier fondo/cuenta minimizando los riesgos de una posible bajada de los pisos, pero la mentalidad humana media no es esa, y si hay liquidez, se gasta.

Creo que sin más, por tener un lugar donde vivir hay que pagar una cantidad y esa cantidad es aproximadamente, a día de hoy, el 4.5% del valor de venta de la vivienda. Unos lo pagarán siempre y otros hasta que devuelvan su hipoteca. A los primeros les costará menos y a los demás nos costará más.

Impacto trasero o cómo dar por culo

Sábado, 3 \03UTC febrero , 2007

Retomo mi actividad blogolítica ataviado con un collarín en el cuello y con un título de post bastante soez. Por un lado, estoy convencido de la utilidad del collarín en sus aplicaciones médicas, pero por otro lado no creo que esté bien llamado. Con la incomodidad que genera y el tamaño que tiene debería llamarse no menos de collarón. Me gusta más collaráncano.

Pero para tener el lujo de lucir una prenda tan distinguida como esta es necesario pasar por un trámite previo. Supongo que vías para conseguirlo hay bastantes, pero me gustaría contar la mía.

Ayer volvía del trabajo a casa. Suerte que la M40 está ahí para que yo pueda volver a mi lugar de retiro y paz, pero no es tanta los atascos que suele tener. Ayer, haciendo honor a San Viernes, tenía un atasco bastante interesante en la zona de los túnes del Pardo.

Estaba yo gestionándomelo de la mejor forma posible, escuchando buena música, pensando en cosas agradables y por supuesto totalmente parado detrás de una fila interminable de coches… cuando, sin previo aviso, me sacuden una hostia por detrás que me deja cagándome en la madre del que se atrevió a joderme el parachoques de mi querido coche.

Nos echamos, como podemos, a la derecha, me calzo el pertinente chaleco reflectante (o de alta visibilidad) y me bajo. Un par de muchachas andaluzas, tan nerviosas como yo se bajan del coche. Es la primera vez que me pasa esto, y aunque me sé la teoría bien, siempre resulta bastante agobiante.

Al final, intercambiamos pólizas, firmamos la declaración del piñazo y cada uno para su casa. Aquí paz y después gloria. Pero joder como duele la gloria. Camino de casa, con mi parachoques estropeado, empezó un curioso dolor que me llevó al hospital por indicación de mi aseguradora. Allí me tomaron medidas y me dieron el pertinente permiso para calzarme el collaráncano.

Una de las conclusiones que saco es que hay que aprender a gestionarse bien el querido atasco madrileño. Yo llevo ya unos años de experiencia, pero siempre es poca. Estas pobres mujeres se habían estrenado ayer, y de qué forma. En fin, espero que esto sirva para que todos aprendamos a no despistarnos.

Y en estas estamos, drogándonos con antiinflamatorios y relajantes musculares y fardando con mi nuevo complemento.