Taxis

Aunque no he escrito antes sobre mí, diré que vengo de una ciudad muy pequeña y ahora vivo en otra, tan solo un poco más grande. Es curioso cómo funciona el servicio de taxis aquí. Acostumbrado como se suele estar a sitios como Madrid en el que el parar un taxi por la calle es fácil, el servicio de taxis de estas ciudades puede parecer, al menos, extraño. En una gran ciudad hay, por lo menos, una central receptora de llamadas que mediante emisora o móvil localiza un taxi libre y lo envía a donde lo solicites.

Aquí nada es así. Hay una parada, frente a la estación de tren. En esta parada, en una caja metálica colocada sobre un poste, un teléfono fijo de los de toda la vida. Cuando alguien requiere un taxi puede hacer una llamada a ese teléfono y si hay alguno en la parada el primer conductor coje el teléfono y hace, si le interesa, el servicio.

El problema viene por la noche. En la parada no hay ningún taxi, pero la gente sigue necesitando de sus servicios. Oh divina casualidad, vivo en frente de esta parada y lo sé de primera mano… la gente no se cansa de llamar, supongo que es por que realmente necesita el taxi, digo yo, pero nadie atiende las llamadas y al final la gente acaba desistiendo.

Otro modelo de ciudad y otro modelo de servicio de taxis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: